Instituto de Estudios de las Finanzas Públicas Americanas

  •  Efectos del costo financiero en la economía real

El juego de las tasas: efectos del costo financiero en la economía real

 

Por Mónica Fernández, La Nación, 24 de febrero de 2019

 

Pendientes del termómetro que marca la inflación y tratando de cubrir varios frentes al mismo tiempo con una sábana que se siente corta, el Banco Central pisó el freno en la baja sostenida que venía convalidando en las tasas de interés de referencia a través de la licitación de las Leliq. Y el tipo de cambio no tardó en salir del adormecimiento: rebotó en la semana hacia arriba por primera vez en el año.

¿Qué significa esto para la economía argentina y para los esperados indicios de recuperación? Hay coincidencia entre economistas y analistas financieros en que la tasa de interés, si bien en niveles aún muy elevados, testea los mínimos posibles y en los próximos meses se verá un comportamiento de esta variable del tipo serrucho, con algunas subas y algunas bajas, pero sin perforar un piso que se ubica en torno a 45% anual. La inflación proyectada -una variable que no cede- es el límite.

Gabriel Basaluzzo, economista y director de la Licenciatura en Finanzas de la Universidad de San Andrés, apunta a la velocidad y al timing: "Con los niveles esperados de inflación la baja de tasas fue demasiado rápida y eso motivó un desarme de las posiciones de carry trade. La demanda de pesos se está debilitando aún más en términos relativos, porque es débil por naturaleza, y el refugio es el dólar ".

 Lo importante hoy es que el Banco Central, "que tiene reservas suficientes y margen para dejar correr el dólar, mantenga una relativa contención del tipo de cambio. No me refiero a mantenerlo quieto, sino a que permanezca en su sendero de equilibrio, que es al alza, pero con una volatilidad baja, clave para evitar el impacto que los shocks sobre la divisa tienen sobre los precios y los salarios, dada la matriz productiva argentina", define Basaluzzo.

Con menor retribución o atractivo por quedarse en pesos, la demanda de dólares se activó en el mercado y ubicó la divisa más hacia el centro y ya no en el piso de la zona de no intervención (que el viernes último fue de entre $38,453 y $49,763).

"Las tasas de interés son un indicador importante, pero no el más importante en términos de generación o recuperación de la actividad económica", dice Miguel Ángel Kiguel, director de EconViews. Subraya que en "la Argentina, por su historia de volatilidad cambiaria y de riesgo país elevado, la estabilidad del tipo de cambio pesa más que otras variables en la actividad en su conjunto". Y agrega: "Creo que las tasas bajaron muy rápido y encontraron en los niveles actuales su piso, incluso podrían llegar a subir un poco. Para ver nuevos recortes de tasa habrá que esperar a que la inflación caiga de verdad, a niveles inferiores al 2% mensual... Y para eso aún falta".

El tablero de juego se replanteó. Las variables nominales -inflación, tasa de interés y tipo de cambio- corrigen rumbo y velocidad. Y la economía toma nota.

"Creemos que en diciembre/enero la economía tocó su piso, y ahora va a pasar un período de transición antes de poder mostrar una recuperación que se estaría viendo a partir de fines de abril o mayo", calibra Fausto Spotorno, director del Centro de Estudios Económicos de Orlando Ferreres & Asociados. "El movimiento de la economía depende de un conjunto de variables y no solo de una, como la tasa de interés. Para el segundo semestre, el tipo de cambio un poco más alto, los resultados de la balanza de pagos con menor déficit y el aporte del campo serán shocks positivos. Si a eso se le puede sumar un freno a las expectativas de inflación, lentamente se empezará a ver recuperación", analiza.

Pero la transición no está libre de estrés. La baja iniciada en las tasas de interés, clave para dar oxígeno a la actividad productiva y especialmente al segmento de pequeñas y medianas empresas (pymes) que no tienen ni espaldas ni modo de financiar su capital de trabajo, se topó primero con una inflación mensual de 2,9% en enero, que repetiría número en febrero y, acto seguido, con la suba del tipo de cambio. Recalculando.

El dólar fue a testear los $41 y obligó al Banco Central a tocar al alza en más de una oportunidad la tasa de interés en la subasta de las Leliq, como señal de prudencia al mercado. Los especialistas la ven estabilizarse por un tiempo en estos niveles, en torno a 46%. El máximo había sido en octubre, por encima de 70%.

"El impacto de la reducción de casi 30 puntos en los niveles de tasa de interés, desde el máximo de 73% de octubre, va a ir sintiéndose en la economía en los próximos meses, vía financiación al consumo; las empresas van a poder estar más al día con los sueldos y con el pago a proveedores, lo cual ayuda a aceitar la economía", apunta Kiguel.

Continuar leyendo Aquí

 

 

 

 

Últimas Noticias

DESAFÍOS DE LA GESTIÓN FISCAL

Del 30 de marzo al 2 de abril en Mar del Plata, se realizarán las Jornadas de presentación de actividades  IEFPA –AMFEAFIP 2019