Instituto de Estudios de las Finanzas Públicas Americanas

Regularización de impuestos

La AFIP lanzó su plan de pagos de hasta 60 cuotas con una tasa máxima del 2,5% mensual. Estará vigente desde el próximo miércoles hasta el 31 de agosto. La primera cuota se pagará en septiembre

 

Clarín.com, lunes 6 de mayo de 2019
 
La AFIP publicó este lunes en el Boletín Oficial, mediante la resolución 4477, el plan de pagos de hasta 60 cuotas que el Gobierno lanzó para regularizar las deudas vencidas hasta el 1 de enero pasado.

El programa, que empieza a regir desde el próximo miércoles 15 de mayo y hasta el 31 de agosto, será para cancelar obligaciones impositivas y previsionales. La AFIP otorgará el beneficio de que la primera cuota se pague recién el 16 de septiembre.

 El nuevo plan tendrá una cantidad máxima de 60 cuotas, mientras que el monto mínimo del pago a cuenta y de la cuota mensual será de $1.000.

Esta cantidad de cuotas regirá tanto para las MiPyMEs como para el resto de los contribuyentes que realicen el pago a cuenta del 20%; en cambio, podrá ser de hasta 36 cuotas para aquellos que aporten un pago a cuenta del 5% y de hasta 48 para quienes opten por el 10%.

Para las cuotas de los contribuyentes que no son MiPyMEs –y para aquellos más grandes que no hayan hecho el pago a cuenta del 20%- se tomará como base la tasa de interés TM20, que es un promedio del interés que pagan los bancos por los depósitos a plazo fijo superiores a los $ 20 millones.

El cálculo de la tasa se determinará cada tres meses, en base a su valor vigente el día 20 del mes anterior a cada trimestre. Como ejemplo, la tasa del trimestre octubre-diciembre de este año se fijará con el valor del 20 de septiembre.

Los contribuyentes podrán ingresar al plan entre el 15 de este mes y el 31 de agosto de este año, excepto aquellos que opten por el pago a cuenta del 20%; en este caso, el plan solo estará disponible hasta el 25 de junio próximo.

 Continuar leyendo Aquí

 

 

Últimas Noticias

Baja de impuestos en el mundo

Qué estrategias se adoptan. La disminución del tributo a las ganancias corporativas es una tendencia para alentar inversiones, pero los efectos demoran