Instituto de Estudios de las Finanzas Públicas Americanas

  • Monotributo: el régimen simplificado en la mira

Qué hacer con el monotributo: el régimen simplificado, en la mira

 

El sistema está cuestionado por el alto costo de la salida hacia el esquema de autónomos- un tema sobre el que trabaja el Gobierno-y también por su insuficiente actualización frente a la elevada inflación; la mención del tema en un reporte del FMI provocó inquietud

 

Por Silvia Stang, La Nación, 29 de abril de 2019

 

Que 20 años no es nada, como dice la letra del tango, es un sentir que no podría aplicarse a la estadística del monotributo: en su primer mes de existencia, octubre de 1998, los contribuyentes anotados en el entonces novísimo esquema impositivo simplificado fueron unos 330.000. Esa cifra está hoy multiplicada casi por 10. Y en buena parte eso refleja, según se advierte y pese a lo que a simple vista podría concluirse, que el objetivo primario no se cumplió. ¿Cuál era la meta? Que este régimen simplificado fuera un lugar "de paso" para los contribuyentes, un puente entre la informalidad y el sistema tributario general. Una de las causas de lo ocurrido, al margen de los vaivenes de la economía que no permitieron el avance de muchos emprendimientos para que pudieran bajarse del "puente", es la enorme brecha existente entre ambos esquemas. Una brecha referida a los costos y también a la carga administrativa.

A principios de este mes, un reporte del Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre las variables de la economía argentina incluyó el tema y despertó inquietudes respecto del futuro del régimen. En unos párrafos referidos a medidas para una mejor recaudación impositiva que apuntale las cuentas fiscales, se señala que uno de los caminos es identificar a contribuyentes que están en el monotributo cuando deberían estar en el régimen general; es lo que en la AFIP llaman desde hace años el "enanismo fiscal". Y se agrega, desde el FMI, que hay una necesidad de evaluar el sistema simplificado desde la perspectiva de todo el esquema impositivo.

Antes de ese informe del organismo, el Gobierno ya tenía en carpeta un proyecto de ley referido al mundo pyme que incluye algunas medidas para suavizar el "aterrizaje" de exmonotributistas en el régimen de autónomos o de empresas, un punto considerado crítico por economistas, tributaristas y, principalmente, por los contribuyentes que perciben que se acercan a la frontera.

 A grandes rasgos, esas modificaciones incluirían un esquema de progresividad de los aportes previsionales de los autónomos; alícuotas diferenciales del impuesto a las ganancias para las pymes; la disposición de un "crédito ficticio" del IVA por el primer año tras el cambio de condición fiscal; un tapón, por el cual la AFIP no miraría hacia atrás el comportamiento del contribuyente que haga el pase, y la alternativa de que, por una micro o pequeña empresa, la tributación quede en cabeza de su dueño o de sus socios.

 Más allá de la construcción de un puente realista entre los sistemas, hay quienes aluden a otros aspectos, al analizar las necesidades de una reforma: entre ellos, el mecanismo de actualización de las variables (los topes de facturación y los montos del aporte mensual), las cuestiones referidas a la seguridad social y el esquema de las exclusiones que ocurren cada mes (y sus efectos).

 
El puente eterno
"El diferencial de presión tributaria entre las categorías superiores del monotributo y el régimen general es muy elevado; eso lleva a los monotributistas a tratar de no saltar. ¿Cómo? Omitiendo facturar operaciones, declarando en las recategorizaciones menos monto que el facturado [algo que ya no existe como posibilidad a partir de que, desde este mes, todos quedaron obligados a emitir comprobantes electrónicos], o rechazando ventas o prestaciones de servicios", describen los economistas Nadin Argañaraz y Andrés Mir, del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf).

 

Continuar leyendo Aquí

 

 

Últimas Noticias

Baja de impuestos en el mundo

Qué estrategias se adoptan. La disminución del tributo a las ganancias corporativas es una tendencia para alentar inversiones, pero los efectos demoran